fbpx
Image default
Provinciales

San Javier se debate entre concretar obras, atraer inversiones o convertirse en un pueblo fantasma

macro

La repercusión nacional de la no renovación de contratos de trabajadores que no tenían tareas específicas en “La Dulce”, dejó al descubierto los cientos de miles de pesos que afrontaba el municipio en lugar de poder generar nuevas obras y servicios.

Es sabido, que la desocupación es una epidemia que deja sin aliento a la mayor parte de San Javier, donde la mitad de los habitantes son adolescentes, niños y jubilados, pero que, ante la falta de posibilidades, buscan trabajo en otras ciudades como Oberá o Leandro N Alem.

Durante años, la única alternativa ha sido siempre el castigado Ingenio Azucarero, por lo tanto, a sus habitantes no les hace falta un golpe de gracia siendo un pueblo acostumbrado a las paradas difíciles, buscando alternativas ante la escasa superficie cultivada o la baja productividad de los cañaverales.

Los municipios pequeños de nuestra provincia se enfrentan a una dura competencia para obtener inversiones empresariales, pero la falta de obras y servicios, hasta un cuartel de bomberos que no puede subsistir, un centro de salud en decadencia y un deficiente servicio de energía eléctrica son algunos de los factores que hicieron durante años que los empresarios vean hacia otras latitudes. En tal sentido, se puede decir que la decisión del Intendente, Dr. Matías Vilchez de no renovar contratos ha sido muy acertada. Un funcionario que administra sabe que, si no cuenta con apoyo de inversores, va a tener que trabajar muy duro para atraer y retener en un marco sustentable en el que no se generarán nuevas fuentes laborales.

La innovación no tiene que ser difícil, tampoco generar debate, la mayoría necesita aquella epifanía que traiga grandes inversiones, pero en realidad, los trabajadores y las empresas simplemente quieren ir a un lugar en donde se sientan reconocidos y motivados. Este entorno que propicia la integración y amalgama para con la sociedad que los recepta, cultiva fuerza de trabajo productiva y creativa a largo plazo, y, sobre todo, genera empresas sustentables. Entonces, ¿Está mal el pensar en el crecimiento sostenido y no gastar cientos de miles de pesos en sueldos para mantener contratos sin necesidad?

Vílchez no despidió a ningún trabajador en San Javier

La sobrecarga de contratados municipales que recibió el Intendente de San Javier Matías Vilchez heredados de la gestión anterior cesaron el 31 de diciembre de 2019, por lo tanto, el actual intendente no despidió a ningún trabajador ya que sus funciones cesaron automáticamente y en las que luego de asumir, se realizara una auditoría interna sobre el total de los contratados, detectando personas con contratos temporales que no tenían una tarea asignada.

“Somos una ciudad pequeña que está creciendo y entendemos que entre todos tenemos que cuidar las finanzas del municipio para poder invertir en obras y servicios para los vecinos”, expresó el alcalde tras una reunión que mantuviera con los representantes del sindicato de ATE de la zona sur de Misiones, donde reafirmaron la decisión de no renovar contratos municipales de personas que no cumplan funciones efectivas.

Olvidado en el tiempo:

San Javier mantiene la fachada con vestigios de sus mejores épocas, es así, que quien la conoció hace 10 años, casi no encontrará diferencias de cuando la visitó en alguna oportunidad.

Digna de una composición bucólica, el éxodo hormiga ha logrado que la falta de oportunidades se mantenga casi en una estabilidad sostenida por la misma cantidad de habitantes, pero, además, sistemáticamente apenas subsisten bajo la amenaza constante del no saber que puede pasar mañana, otro de los grandes problemas por la marcada distribución demográfica. No es algo nuevo, donde hay pocos, se van, y donde hay exceso, llegan más. Todos prefieren el hormiguero ante la soledad.

Inversión y crecimiento:

Van de la mano. Ninguna comunidad puede prosperar sin el grupo demográfico que falta, hay mucho por hacer en “La Dulce” para lograr que sus jóvenes estudien, trabajen y quieran seguir permaneciendo en la localidad. Vilchez, enfrentará este reto más por obligación y subsistencia de San Javier que por librar una gesta propia. Tendrá que apostar a la transformación de su área industrial a orillas del Río Uruguay, incentivar actividades multiculturales, crear el ámbito propicio para las inversiones con una adecuada planificación estratégica, que, a la larga, derivará en desarrollo.

Comentar con Facebook

ALEM.NEWS no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

ruzak