fbpx
Image default
Locales

Entre el valor de vivir y el de no vivir al prójimo

macro

Los políticos de nuestra ciudad vuelven a las campañas y el pan dulce, así como la sidra, huelen tan mal como la falsedad de los abrazos para las fotos de las redes sociales.

Puede tratarse de un hecho en el barrio Ciumpalo, Justo Sartori, 20 de junio o en cualquier rincón, sea departamento, ciudad o pueblo. No importa donde estés. Tu corazón tiene que estar alerta, porque hay políticos que están acercándose con excesos de bondad en la época de Papá Noel, ese hombre al que pocos vieron pasar pero que es un sinónimo de transformación.

De los que vamos a hablar, también usan trajes. Algunos aspiran a un cargo público, otros ya están en el mismo, con cierta desidia.

Da mucha pena ver algunos Facebook en los que la facilidad de la publicidad moderna suele aprovecharse de los que hoy sufren (ningún dolor es eterno, si sabemos que estamos transformando las realidades de la vida misma). Pero hay quienes siguen con el detestable vicio de dar una ayuda para la fotito de su portal. Da una honda pena. No se comprende cómo caen en uno de los extravíos más comunes… el del candidato en plena campaña.

Después vienen los largos meses de ausencia… y aunque el pueblo perdona, no olvida.

Por esta pena es que Alem.News quiere reflexionar en una de sus notas editorialistas. No moralistas, sino realistas.

Recordaremos que una vez, una madre aconsejaba a su hija sobre el modo de conducirse en la sociedad, tanto con los hombres como con las amigas de su edad, con quienes la intimidad suele ser muchas veces decepcionante. Decía la progenitora: “óyelos siempre con desconfianza, la reserva en las mujeres es un centinela de la modestia y el pudor, pero sin que ésta altere tu bondad natural o la dulzura que debe respirar tu carácter”.

Sirva el dicho para la próxima ocasión en la que se busque un fin egoísta y usted esté listo para entender que, al contrario de lo que se esperaba en estos tiempos, el comportamiento humano no avanzó al ritmo de la tecnología.

Ya cansan los que quieren sacar partido con el prójimo. Ya hemos sido muy contemplativos de “ejemplos” como el que se vio de tal o cual aspirante a la Intendencia de llevar un pan dulce o una sidra al hermano debilitado por una circunstancia transitoria. Esa sidra debe tener el mismo efecto burbujeante de la promesa… dura poco y hace mal si se repite.

Querido habitante. A ejercitar la atención para no regalar su voto. Ese regalo sí que debe ser el más importante en los próximos comicios.

Memoria… y ¡salud!

Por: Gabriel López para Alem.News

Comentar con Facebook

ALEM.NEWS no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

ruzak