fbpx
Image default
Locales

¿Cómo es la estafa en la que te “enchufan” deudas con créditos o compras por internet?

macro

Luego de los casos que se registraron en nuestra localidad, en Alem.News te explicamos paso a paso como hacen los estafadores para hacerse de dinero con tu cuenta bancaria.

La facilidad que ofrecen ciertas firmas de poder sacar préstamos inmediatos vía online, ha hecho que se sumen nuevos métodos de estafas, en los cuales la ingenuidad es orden del día.

Tal y como se diera en los casos ya de público conocimiento, el primero de ellos no escapa al ambiente familiar o de amistad, en el que la persona solicita los datos bancarios con la excusa de recibir dinero que tiene que cobrar y pide un préstamo online simplemente aportando el CBU y la fecha de nacimiento del tercero, que termina luego, pagando préstamos que nunca solicitó, pero ¿Cómo hacen para solicitar luego más préstamos?

Las financieras online, tienen particularidades que facilitan este tipo de estafas, ya que el solicitante que hace la cuenta, (el estafador), pone las claves de acceso y el correo electrónico, pero al descontar las primeras cuotas, se puede solicitar incluso en muchas de estas cuentas, el destino a ser girado el dinero, por lo que pueden seguir solicitando adelantos sin notarlo hasta que las sumas sean impagables.

En el último tiempo, se advirtió un aumento considerable de denuncias de estafas por este tipo de servicios, que, en su mayoría, ha afectado a empleados municipales, docentes y/o jubilados, más que nada debido a las facilidades con que se concretan, menos de 48 horas y sin mayores requisitos, totalmente impersonales e informales y no se firma ningún contrato escrito, no publicando ningún tipo de información sobre los intereses aplicados.

El cuento del “error”

Numerosas estafas se dieron de forma casual, en la que la persona se encuentra con cifras de dinero inusuales en su cuenta bancaria, en la que recibe luego un llamado telefónico de una persona que aduce un envío incorrecto de dinero “por error”. La víctima, en efecto, encontró dicha transferencia en su cuenta, por lo que decide reenviar los montos que no le pertenecen para evitar problemas, sin saber, que, en realidad, era un préstamo solicitado a su nombre.

En la mayoría de los casos, las víctimas envían los montos a los estafadores por medio de un PIM (una billetera virtual) para evitar que quede registrado.

¿Cómo obtienen los estafadores nuestros datos?

Tan simple como una llamada telefónica. Los estafadores adquieren los primeros datos de los registros telefónicos. Con los mismos y sabiendo nombre y apellido, aprovechan para comunicarse con diversas excusas y de esta forma tratar de sacarnos datos, en este caso, el único que necesitan, nuestro CBU.

¿Podemos defendernos legalmente?

Para evitar este tipo de problemas, la Ley Nacional de Defensa del Consumidor N° 24.240 en su artículo 36° dispone algunos requisitos que debe contener el documento crediticio a través del cual suscribimos y que no se cumplen, por ejemplo: “En las operaciones financieras para consumo y en las de crédito para el consumo deberá consignarse de modo claro al consumidor o usuario, bajo pena de nulidad: a) La descripción del bien o servicio objeto de la compra o contratación, para los casos de adquisición de bienes o servicios; b) El precio al contado, sólo para los casos de operaciones de crédito para adquisición de bienes o servicios; c) El importe a desembolsar inicialmente —de existir— y el monto financiado; d) La tasa de interés efectiva anual; e) El total de los intereses a pagar o el costo financiero total; f) El sistema de amortización del capital y cancelación de los intereses; g) La cantidad, periodicidad y monto de los pagos a realizar; h) Los gastos extras, seguros o adicionales, si los hubiere. (…) En las operaciones financieras para consumo y en las de crédito para consumo deberá consignarse la tasa de interés efectiva anual (…)”.

Comentar con Facebook

ALEM.NEWS no se hace responsable ni partícipe de las opiniones vertidas por los usuarios de esta sección. Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

ruzak